Una mamada a su entrenador

folladas de jovencitas Las folladas que me pego con ésta colegiala son brutales, y es más todas las semana lo hacemos, sea en los vestuarios o en mi própio despacho, mira esas dos coletas que cuando la pongamos de cara al sol vamos a cogerlas cómo si fueran dos mangeras a las que estamos cogidos para darnos más impulso para nuestras embestidas, pero lo mejorcito está en sus mamadas que las hace cómo los ángeles del cielo, y lo mejor es que siempre me pide que me corra en su boca.

Comenta la entrada de folladas